inicio | Noticias | 2013

RESUMEN NOTAS INFORMATIVAS

 

EMPEÑO, LIQUIDEZ PERO A UN ALTO COSTO

 

Si bien las casas de empeño adquieren protagonismo durante la cuesta de enero, su trabajo se extiende durante el resto del año, y los clientes siempre fluyen. Con sus préstamos se obtiene una fuente de financiamiento para diversos compromisos, pero resulta importante conocer las ventajas y desventajas de acudir a él.


Gerardo Piña, director de Mercadotecnia del Nacional Monte de Piedad, refirió que el empeño permite a cualquier persona contar con efectivo inmediato para concretar un proyecto, pagar una deuda, atender una emergencia o incluso suministrar de materiales a un negocio.


“Las personas que utilizan este servicio pueden cumplir con sus metas y compromisos disponiendo de la liquidez que se encuentra contenida en sus pertenencias y que puede ser aprovechada en cualquier minuto”, dijo.


Por su parte, Pablo Cotler, director del Departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana campus Santa Fe, mencionó que el empeño es útil para todas aquellas personas que no cuentan con acceso al sistema bancario o financiamiento por parte de una institución especializada.


“Quienes utilizan el empeño se caracterizan por que requieren de un préstamo entre 1,000 a 2,500 pesos (…) y son personas que vigilan cuidadosamente las fechas de pago, pues tratan de recuperar su prenda lo antes posible”, dijo.


En defensa del empeño, Cotler dijo que existen personas que deciden ahorrar en una cuenta bancaria, y quienes prefieren comprar artículos como metales preciosos para construir un patrimonio. Y que en ambos casos, cuando se decide utilizar la tarjeta o empeñar una posesión, se acude a un proceso de des acumulación de capital.


Es de destacar que la tasa de recuperación de las prendas es mayor a 90% por parte de los pignorantes.


CUÁNDO NO DEBE EMPEÑAR
José Gómez Villareal, profesor del área de Finanzas del Tecnológico de Monterrey, consideró que se debe de optar por el préstamo prendario sólo ante una emergencia familiar, y no utilizar ese financiamiento para cubrir unas vacaciones, celebraciones especiales o para caprichos personales.


“Si bien el empeño tiene siglos en el país y parece que forma parte ya de una tradición popular, existen personas que, por no planificar adecuadamente sus finanzas ni tener visión de largo plazo tienen que deshacerse de sus posesiones para cumplir compromisos que requerían de la elaboración de un presupuesto anticipado”, explicó Gómez Villareal.


El especialista indicó que actualmente la publicidad por parte de las casas de empeño refleja de forma parcial las condiciones del servicio, por lo que es necesario leer los contratos a detalle y recordar que los usuarios reciben como máximo 60% del verdadero valor de su prenda.


“El principal problema reside en que una persona sea incapaz de reflexionar acerca de las ventajas del ahorro, y recurra al empeño cada vez que requiera de efectivo para cumplir un deseo. Cambiar esa mentalidad es realmente difícil”, explicó.


OPCIONES DE EMPEÑO
Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en el país operan más de 6,500 casas de empeño entre instituciones de asistencia privada y particulares.


Existen dos tipos de casas de empeño: las empresas comerciales que pueden o no estar registradas ante la Profeco, y las instituciones de asistencia privada, que no tienen fines de lucro como el Nacional Monte de Piedad y Montepío Luz Saviñón.


Las privadas son una opción de préstamo rápido a un sector de la población que en muchas ocasiones no puede ser sujeto de crédito; las prendas más comunes que se empeñan son anillos, joyas, y relojes, aunque también es posible empeñar automóviles.


Por su parte, la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda identificar el tipo de establecimiento en que los usuarios deciden empeñar sus bienes, debido a que las empresas privadas tienen un Costo Anual Total (CAT ) de hasta 250%, mientras que las instituciones de asistencia privada lo mantienen por debajo de 120 por ciento.

 

La Condusef recomienda que para no empeñar un artículo de forma innecesaria se debe elaborar un presupuesto y establecer metas a corto y largo plazos de ahorro.


 

 

 

 

DESEMPLEO SUBE A 5.01% DURANTE MARZO

 

En marzo de 2013, la Tasa de Desempleo (TD) del país fue de 5.01 por ciento respecto de la Población Económicamente Activa (PEA), tasa superior en 0.27 puntos porcentuales a la del mes previo.


A tasa anual el indicador se ubicó en 4.51%, luego del 4.62% registrado en igual mes del 2012, reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).


El organismo también da a conocer que el empleo informal se ubicó en marzo en 58.03% de la población ocupada, a diferencia de un año antes, cuando fue de 59.10 por ciento.


Informa que en marzo de 2013, la TD en los hombres disminuyó de forma anual, al pasar de 4.71 a 4.46%, mientras que en las mujeres creció de 4.47 a 4.60% en el mismo lapso.


Explica que un 25.5% de los des ocupados no completó los estudios de secundaria, en tanto que los de mayor nivel de instrucción representaron al 74.5 por ciento.


Al considerar el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, donde el mercado de trabajo está más organizado, el Instituto precisa que la desocupación fue de 5.24% de la PEA en el mes en cuestión, tasa inferior en 0.15 puntos porcentuales a la observada en el tercer mes de 2012.


La información preliminar de la ENOE durante marzo de 2013 señaló que la población sub ocupada, medida como la que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, representó 7.8%, cifra menor a la registrada un año antes de 8.3 por ciento.


Menciona que el porcentaje de subocupación es más alto en los hombres que en las mujeres, correspondiendo a esta categoría 8.5% de la población ocupada masculina frente al 6.5% de la femenina.


En su comparación mensual, expone que con cifras desestacionalizadas, este indicador registró una disminución de 0.18 puntos porcentuales en marzo de 2013 respecto al mes inmediato anterior.


En tanto, la población ocupada alcanzó 95.49% de la PEA en el tercer mes de este año, mientras que del total de ocupados, 67.7% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo.


Asimismo, 4.4% son patrones o empleadores, 22.4% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados, y finalmente un 5.5% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria.


Por sectores, indica que 43.3% de la población ocupada se concentró en los Servicios, en el Comercio 18.8%, en la industria manufacturera 16.1, en las actividades Agropecuarias 13, y en la Construcción 7.3 por ciento.


En tanto, agrega el INEGI, en "otras actividades económicas" (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) se empleó a 0.9 por ciento de la PEA y el restante 0.6 por ciento no especificó su actividad.

 

 

LA RETÓRICA DEL ORO

 

En los mercados financieros, el tema de moda es el fuerte descenso del oro. En apenas cinco días de operación, desde el 11 de abril, el precio de la onza del metal ha disminuido 11 por ciento. Desde su máximo registrado en septiembre pasado, el descenso es de 23 por ciento.


Hay algunas razones particulares. Chipre declaró que vendería sus reservas en oro para contribuir a la solución de su crisis financiera. Por su parte, la percepción negativa originada por malos datos referentes al crecimiento en Estados Unidos en marzo se reforzó con la publicación de China de un pobre crecimiento de 7.7% a tasa anual en el primer trimestre del año.


Los inversionistas razonan en dos vías con respecto a este tema: por un lado, ven con preocupación que la recuperación observada al inicio del año no agarra tracción y las expectativas de crecimiento para el segundo semestre, siempre optimistas al principio del año, se debilitan.


Por otro lado, la ausencia de una recuperación sólida y la expectativa de menor crecimiento en China consolidan la idea de una reducción, tal vez mayor, en el precio de muchos bienes básicos, no sólo el oro. Un descenso significativo y prolongado de los precios del petróleo o el cobre, por ejemplo, es una muy mala historia para muchos países emergentes.


Otra idea que se cocina, a raíz de los eventos mencionados, es que los esfuerzos de relajación monetaria permanente, en especial, el que ha hecho la Reserva Federal de Estados Unidos, han resultado inútiles. De concretarse una nueva decepción en el crecimiento, en las siguientes semanas se discutirá mucho acerca de si la postura de los bancos centrales tiene sentido.


Por supuesto que la tiene. No hay que olvidar que la rápida ampliación de la liquidez aplicada por el banco central tuvo como principal objetivo evitar una posible depresión ante la magnitud de la crisis del 2009.


Los esfuerzos más recientes han tenido como objetivo generar un contexto financiero flexible para las instituciones financieras, así como un campo de acción razonable para los gobiernos, de tal modo que se apliquen a resolver los problemas estructurales de excesivo endeudamiento y de elevados déficit fiscal, ambos aún presentes.


El asunto es que los trabajos que hagan los gobiernos e instituciones globales para solucionar dichos problemas implican necesariamente condiciones muy adversas para el crecimiento. En otras palabras, ya sabíamos que éste tenía que ser bajo por un tiempo muy prolongado.


Luego entonces, lo que presenciamos es que las recientes alzas significativas en los mercados, en especial, en las bolsas, daban por descontado una recuperación que parece no estar presente, además de que no contemplaban una situación tan adversa derivada de la baja en los precios de los bienes básicos. De nuevo la baja en los mercados es un asunto de expectativas truncadas.


En resumen, hay razones suficientes para ser cautelosos. Pero, desde nuestra óptica, es temprano para declarar que hay una decepción en el crecimiento suficientemente grande como para decir que terminó la propensión de los inversionistas para hacerlo en acciones. Hay sectores que despegaron y antes no lo habían hecho, como el inmobiliario; por otro lado, en esta ocasión, no hay que esperar a que la Fed haga un nuevo impulso, ya que éste es permanente.


Creemos que va a cambiar poco en las siguientes semanas. Los crecimientos serán bajos y los inversionistas se enfrentarán a la decisión de dónde invertir su dinero ante tasas de interés mínimas. Una mejora de los datos o una estabilización de los precios de los commodities rápidamente se reflejarían en los índices de bolsa, que, por cierto, la semana pasada estaban en máximos.



*Rodolfo Campuzano Meza es Director de Estrategia y Gestión de Portafolios de INVEX.

 

 

AMFE QUIERE DISPERSAR MÁS CRÉDITO

 

Al considerar que los programas gubernamentales que se han anunciado recientemente para impulsar la dispersión del crédito en el país tienen un enfoque más hacia los bancos, la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE) reiteró que las sofoles y sofomes relevantes que la integran están listas para participar en esta y en otras políticas similares.


En conferencia de prensa, el presidente del organismo, Alejandro Martí, insistió en que, para ello, se debe crear ya la figura de entidades financieras especializadas relevantes, en las que se incluya a las sofoles y sofomes con mayor tamaño y solvencia, para poder competir así en los programas de garantías que instrumentará el gobierno a través de la banca de desarrollo.


“Hemos estado trabajando en diferentes reuniones con Nacional Financiera (Nafin) porque sí creemos que se va hacer algo con las entidades financieras especializadas como nosotros. Por eso es importante la distinción entre relevantes y no relevantes”, explicó.


Y agregó: “Lo que se está buscando, a través de estos programas, es que los recursos se cuiden, por lo tanto es importante que se den a intermediarios no bancarios que sean respetables y que tengan la posibilidad de hacer llegar los recursos a los giros y destinos a los que cada una de estas bancas de desarrollo o fondos están enfocados”.


Carlos Provencio, secretario de la AMFE, aclaró que los programas de garantías, como los que Nafin ha anunciado, son abiertos y las sofoles y sofomes pueden participar, aunque comentó que las condiciones de participación son diferentes, ya que los bancos tienen fondeos propios y las sofoles y sofomes no.


Alejandro Martí mencionó que las sofoles y sofomes de la AMFE pueden dispersar más el crédito, como se ha planteado, pues manifestó que actualmente representan 2% del PIB al contar con 229,000 millones de pesos en activos; 197,000 millones de pesos en cartera, y 68,000 millones de pesos en emisiones bursátiles.“ La AMFE está lista para que también se empiecen a dar programas a través de la banca de desarrollo, para que nuestros intermediarios financieros especializados también tengan acceso a los recursos y las garantías para poder apoyar el desarrollo económico”.